Me llamo Marta,

Soy Terapeuta y aprendiz, estoy aquí para acompañarte en tu camino de vida.

Atman, la semilla que crece contigo

Atman (del sánscrito esencia, aliento, alma) es un espacio vivo, creado para acompañarte en tus transformaciones personales. Es el fruto de mi viaje personal y la vía desde donde ofrezco herramientas para nutrir el cuerpo, conocer la mente y liberar el alma, despertando nuestra medicina interior. Atman es el reflejo de mi vida, pero también el de la tuya. Pues sin personas como tú, ni yo estaría aquí, ni Atman sería posible.

El regalo que nos lleva a nuestro siguiente aprendizaje está frente a nosotr@s, tan sólo hay que aprender a mirar.

Para qué estoy aquí

Desde niña nunca tuve claro a qué quería dedicarme, pero disfrutaba al escuchar y ayudar a otras personas. Recorrí distintos caminos: bailarina, comunicadora, directora de arte, diseñadora, formadora y recursos humanos. A los 27 lo “tenía todo”, pero al mismo tiempo, sentía que no tenía nada y mi cuerpo empezó a somatizar mis miedos en una constante sensación de vacío y ansiedad.

Necesitaba un cambio, pero no sabía por dónde empezar.  A pesar del rechazo que me generaban en aquel momento las terapias alternativas, escuché mi intuición y empecé a practicar yoga y meditación de forma autodidacta cada día.  En mi proceso de sanación descubrí una nueva forma de verme, una más auténtica, y comencé a adentrarme en la psicología, la astrología y el ayurveda. 

Movida por esa energía, transformé mi vocación infantil en mi propósito de vida: ofrecer una terapia integral para acompañar a otras personas a SER y VIVIR en sintonía con su verdadera esencia. 

Mis valores son la brújula que comparto

Amor, respeto, entrega, autenticidad y libertad. Comparto lo que soy a través de una terapia donde combino la psicoterapia, la astrología, el yoga, la meditación y la respiración consciente como vías para la sanación física, mental y emocional. Ofrezco un acompañamiento cercano y personalizado para que puedas expresarte con total libertad, brindándote el tiempo y espacio necesarios para conversar conmigo, pero, sobre todo, para conversar contigo.